El perfil del turista 2.0

¿Alguna vez pensaste que el turista podría no ser el mismo de siempre? ¿Sabías que en este preciso momento el mundo del turismo está cambiando sus patrones de consumo? Con el advenimiento de la tecnología, no es difícil pensar que el consumidor cambiará o modificará sus patrones de consumo, y esto no excluye al mundo del turismo. El turista 2.0 surge en consecuencia del contraste con el turista tradicional.

En este artículo podrás conocer más acerca de este nuevo perfil de turista. Pero antes de ello, se puede apreciar la siguiente infografía junto a los puntos que resumen el texto.


nuevo perfil turista dos cero dispositivo movil viajero informacion online


Características principales del Turista 2.0

Una vez que hemos visto estos puntos rápidamente expuestos en la infografía, veremos entonces de forma más detallada en qué aspectos este tipo particular de turista suele diferenciarse del turista tradicional.
Podemos encontrar en total unos cuatro aspectos principales, cada uno de ellos está relacionado en mayor o menor medida con el otro, y también, relacionado con los 10 puntos mencionados.

1. Es escéptico

El turista tradicional suele frecuentar la agencia de viajes de toda su vida y adquirir el paquete turístico que el agente de viajes le recomienda. En cambio, los turistas 2.0 ya no creen en las publicidades de las agencias, o mismo, en el vendedor del producto turístico. Prefieren buscar información directa de alguien que ya haya consumido ese producto, alguien quien pueda compartir su experiencia con lujos de detalles y consejos. No solamente consta de destinos o lugares, también buscan acerca de las agencias de viajes, alojamientos, restaurantes, parques, teatros, shoppings, etc.

La publicidad en medios masivos de comunicación: televisión, radio, telefonía, revistas, periódicos, etc. parece tener cada vez menos efecto en este nuevo perfil. Hoy en día, existen otros medios para llegar a este prácticamente recién surgido segmento de turistas.

Es por ello, que por ejemplo, muchos de estos turistas 2.0 optan por buscar evaluaciones, críticas, reseñas, comentarios, u opiniones en la internet. Siendo Tripadvisor la plataforma más conocida para este fin, seguido de otros como Booking, Expedia, Kayak, entre muchos otros. También existen los foros, blogs y redes sociales en donde los usuarios suelen compartir sus experiencias turísticas.

Bill Gates dijo en un momento: «si tu negocio no está internet, entonces no existe». Esta frase que quizás en su momento fue algo menospreciada, hoy en día pareciera ser bastante real. Esto es debido a que, justamente por le escepticismo de los turistas 2.0, estos no adquieren productos o servicios que no tengan ningún comentario u opinión describiendo la experiencia de otros. Por lo que, podemos decir, que los turistas 2.0 no son ni los primeros movedores ni son propensos a asumir riesgos como consumidores.

 

2. Es adepto a la tecnología

Otra de las grandes características, es el uso de las tecnologías. En esta podemos enumerar de todos los tamaños, tipos y características que se nos ocurra. Por ejemplo, cada vez más personas reservan una habitación por Booking.com mediante un dispositivo móvil, o bien, durante su experiencia turística sigue conectado, comunicado y contactando con sus seres y les hace conocer su estado en el destino.

Sabiendo esto, para el caso de las empresas y demás organismos que pertenezcan al mundo del turismo, es preciso conocer las variedades de estrategias de marketing que pueden aplicarse para captar los segmentos de turistas 2.0. Es decir, volviendo al punto anterior, una plataforma como TripAdvisor es una oportunidad para impactar al usuario y atraerlo al destino o adquirir un producto o servicio.

Además, la experiencia del turista no termina una vez que se vuelve a su país de origen o zona de residencia; también la experiencia sigue una vez finalizado el viaje. ¿Y qué quiere decir esto? Pues, el continuo uso de las redes sociales hace que el turista 2.0 continúe recordando, compartiendo y comentando acerca de su experiencia. Hasta podría, también, dejar su opinión en el mismo lugar de donde obtuvo otros. De esta forma, el turista 2.0 plasma su experiencia en un espacio virtual accesible para que otros turistas 2.0 puedan valerse de estas. Esta oportunidad de seguimiento es, sin duda alguna, una forma de volver a captar el mismo consumidor. Es aquí donde queda en manifiesto qué tan adepto es el turista 2.0 a la tecnología.

 

3. Es todo un experto

Hemos visto que el turista 2.0 busca y consume información, y luego vimos que a su vez el turista produce información. Por lo que de momento sabemos que la información se convierte en su principal herramienta para decidir qué comprar y qué no comprar. Se dice que este sujeto puede llegar, incluso, a conocer más detalles acerca de un destino que el mismo agente turístico. Por lo que no se debe intentar engañar a este tipo de consumidor con falsas promesas o publicidad tendenciosa, pues el turista 2.0 ya conoce los diversos trucos de captación y esta banalidad llega a generarle rechazo.

El turista 2.0 posee una amplia gama de información a su disposición, tal como lo hemos visto. Por lo que intentar engañarlo, desembocaría en una falta total, no solo de respeto, sino de credibilidad, y por lo tanto, nuestro destino, producto o servicio quedaría descartado para este. Además, las decisiones de compra dependen mayoritariamente de su información recolectada en torno al precio, reputación, variables políticas y sociales, variables climáticas, paisajes, etc. Este intenta «anticipar» su experiencia en base a terceros y presentir si será de su agrado o no.

Un segundo factor que intenta anticipar, no es solamente cuáles objetos necesitará llevar consigo hacia el destino al que vaya. Sino también, para ser más precisos, cuáles tecnologías necesitaría. No se trata simplemente de una laptop, tablet o smartphone. Sino también en un sentido de software, cuáles serán las aplicaciones para mobile necesarias para desenvolverse apropiadamente en el destino.

 

4. Interactua

Al día de hoy, se reconocen tres instancias de relaciones con el turista: antes del viaje, durante el viaje y después del viaje.

Antes del viaje, dijimos que el turista 2.0 suele buscar información en blogs, plataformas de opiniones, guías especializadas, etc. Pero también surgen las consultas, no a la agencia, no al hotel, sino que a otros usuarios. Intentando de esta forma aclarar ciertas dudas. Existen innumerables grupos en las redes sociales las cuales se dedican a recomendar, consultar y responder preguntas en materia de viajes.

Otro tipo de comportamiento «previaje» es el de la búsqueda de compañeros de viaje. Muchos intentan encontrar interesados en viajar de forma conjunta, sea para conocer gente, o bien, para abaratar costos. En ocasiones, pueden ser personas conocidas, pero en otras, también pueden ser desconocidas. De hecho, existen, además de los grupos en redes sociales, páginas y aplicaciones para encontrar gente con quien poder viajar (como lo puede ser Faro Travel).

Durante el viaje, también mencionamos que el turista comparte su estado en las redes sociales. El contenido que pertenece a ello consta de fotos, videos, pequeñas animaciones (como suele suceder en Instagram y en Snapchat), una simple frase (como en Twitter), o todas estas combinadas en otros formatos. Por su puesto, que todo esto, no solo sirve de información para otros futuros turistas, sino que también gatilla una cadena de interacción con otros usuarios (sean seres cercanos o desconocidos).

Antes del viaje y durante el viaje, el turista 2.0 también intenta ahorrar o abaratar los costos mediante la economía colaborativa. Esta se trata de adquirir un cierto producto o servicio uniéndose a otras personas que desean el mismo producto o servicio. Claros ejemplos de aplicaciones que permiten esta actividad en el mundo del turismo son Uber y Airbnb.

Después del viaje, insinuamos que el turista 2.0 comparte su experiencia y la plasma en la internet. Entre ellas: reseñas, opiniones, evaluaciones, críticas, valoraciones, y todo lo bueno y malo que se ha vivido será puesto a disposición del público internauta. Por su puesto, para una compañía es importante que se destaquen los puntos fuertes y se minimicen los puntos débiles.

Por lo que se señaló hasta el momento, este sujeto parecería ser un consumidor duro, difícil de satisfacer e infiel. Sin embargo, no es tan así como se lo quiere mostrar. Aquellos cuyo negocio sea el turismo, deberían tener en consideración estos cambios en el consumo de productos turísticos y adaptarse a las nuevas demandas del turista 2.0. Además, las oportunidades abundan. Tal como se mencionó en este punto, el negocio turístico posee ahora tres instancias para impactar al consumidor (antes, durante y después del viaje). Todas estas existen en la red, por lo que las estrategias más efectivas para este tipo de target, son las estrategias de marketing digital.

Deja un comentario